Alcohólicos Anónimos como Red de Apoyo Social.

Por: Maria Leonor Ramírez Robredo

Introducción

¿Qué es el alcoholismo?. ?Cuáles son las consecuencias del alcoholismo?. ?Qué dificultades vive un alcohólico en su proceso de recuperación? El estrés. El apoyo social. El mecanismo de ejecución conductual. ?Por qué Alcohólicos Anónimos funciona? Filosofía de A.A. Historia de A.A. Conclusiones.

El alcoholismo se manifiesta generalmente como un desorden de la conducta, caracterizado por la ingestión repetida de bebidas alcohólicas, llegando al punto de excederse, yendo más allá de los límites que se aceptan socialmente, interfiriendo esto con la salud del bebedor, con sus relaciones interpersonales o con su capacidad para trabajar (Fundación de Investigaciones Sociales, A.C., 2006).

Existen numerosas causas por las cuales un adicto al alcohol decide dejar de beber, aparte de las complicaciones médicas por el uso crónico de alcohol entre las cuales destacan las complicaciones gastrointestinales, neurológicas, cardiovasculares, pulmonares, hematológicas y endocrinas (Jane, Kennedy, 2002) existen las consecuencias en el aspecto psicológico y social, el cual se ve afectado en ocasiones hasta de forma definitiva, debido a que el alcohol logra un "entumecimiento" de la moral haciendo que los individuos bajo sus efectos tengan conductas, en muchos casos, extremadamente desinhibidas.

En el proceso de recuperación un enfermo alcohólico se tiene que adaptar nuevamente a la sociedad pero en esta ocasión sin sus sentidos alterados. El apoyo social puede influir directamente otorgándole más fortaleza al alcohólico en su voluntad y su motivación, pero cuando éste no existe es importante que él mismo lo identifique para saber cuales son las respuestas que puede tener y no ponga en peligro su sobriedad, una manera de evitar esto es identificando las emociones que genera ante ciertas situaciones para predecir posibles recaídas y evitarlas, así haciendo más fuerte su convicción de no beber alcohol (A.A., 1976).

Hay herramientas que un individuo en recuperación tiene que desarrollar al máximo para poder seguirse sintiendo parte de la sociedad, es sabido que dentro de la Pirámide de Maslow, (Maslow, 1983) la necesidad de pertenecer a un grupo está latente en el ser humano, esto comienza a ser problemático cuando un alcohólico en recuperación se encuentra en la situación de querer integrarse nuevamente a la sociedad y darse cuenta de que lamentablemente diversión y alcohol es sinónimo en cantidad de personas, por lo cual el aspecto social puede comenzar a ser un generador de estrés potencial, de igual manera el manejo de las emociones y problemas cotidianos deben de ser herramientas que se le den a un alcohólico en recuperación para que no recurra a la evasión.

Perles, (1997, pp. 448) cita a Hofboll y Parris definiendo el estrés como una reacción al ambiente donde es percibida una amenaza de pérdida de recursos o que una inversión de recursos no produce ganancias, esto ejemplificado en el caso de un alcohólico en recuperación se puede observar en el momento que percibe rechazo o se siente desplazado por los bebedores sociales, quizá haciendo la interpretación de que está renunciando al aspecto social, que la inversión de sus recursos por dejar de beber le esta trayendo una pérdida de vida social, poniendo en peligro su sobriedad.

Perles, (1997, pp. 448) cita a Hofboll y Parris quienes refieren que el apoyo social puede contribuir a que un individuo utilice de una mejor manera los recursos que posee, a favorecer la creación de nuevos recursos y a prevenir la pérdida de los mismo aportando un sentimiento de apego; Pearls (1997, pp. 450) de igual manera cita a White, Richter y a Try en un apartado sobre el apoyo social en la adaptación a la enfermedad crónica haciendo hincapié en que un individuo al adaptarse psicosocialmente a la enfermedad crónica se vale de las variables de afrontamiento y apoyo social.

Las emociones suelen ser mecanismos de defensa ante estímulos, para ejercer una función adaptativa en ocasiones no ejercen dicha función causando sensaciones desagradables a quienes las experimentan, como lo es el caso de la ansiedad y el estrés.

Echeburúa, E., Karmele, S., Fernández-Montalvo, J. (1998) citando a McConaghy, Armstrong, Blaszczynski y Allcock, hablan del llamado "mecanismo de ejecución conductual" el cual dice que una cadena de conductas se convierte en habitual como en el caso de las adicciones y se establece un dispositivo de terminación de dicha cadena en el sistema nervioso central cuando aparecen los primeros eslabones de la misma, en otras palabras, cuando un individuo se expone a estímulos que anteriormente precedieron a realizar la conducta habitual en el pasado, se activa este mecanismo, por lo tanto, si la conducta no se completa cuando se expone a ese estímulo, el modelo mencionado anteriormente produce un aumento en la activación, lo que un individuo percibe como ansiedad y tensión; el carácter negativo de la experiencia impulsa al individuo a completar la conducta (en este caso, beber alcohol).

Por lo anterior es conveniente que un individuo con la enfermedad del alcoholismo evalúe como posibilidad el asistir a Alcohólicos Anónimos, esto con el fin de que al reunirse con personas en la misma problemática creé un puente de comprensión así disminuyendo las emociones negativas que cómo consecuencia pueden traerle estrés al individuo, de igual manera obtendrá herramientas que lo ayudaran a decidir como actuar en determinadas situaciones valiéndose de sus propios recursos y fortalezas, así rompiendo con antiguas formas de afrontamiento y con mecanismos de ejecuciones conductuales ligados a la bebida.

Filosofía de Alcohólicos Anónimos

En cuanto a la filosofía de Alcohólicos Anónimos creo conveniente hablar de la oración de la serenidad, la cual se dice en todas las juntas:

"Senor, serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor de cambiar las que pueda y la sabiduría para reconocer la diferencia"

Fernández (1999) citando la oración de la serenidad la cual proviene del teólogo Rienhold Niebuth y que después es adoptada por Alcohólicos Anónimos, dice que traduciéndola a la jerga de la psicología actual se podría decir que en situaciones donde no se tiene control la mejor estrategia sería la del afrontamiento, la de una aceptación pasiva y en situaciones donde se puede tener control, plantearse una estrategia para de esta manera afrontar de manera activa la fuente del estrés.

Historia de Alcohólicos Anónimos

Según la literatura de Alcohólicos Anónimos (1989), esta agrupación tuvo sus inicios en Akron, cuando un hombre de negocios neoyorkino que estaba ahí de viaje y había podido permanecer sobrio por algún tiempo buscó a otro alcohólico, notó su motivación por permanecer sobrio cuando intentaba ayudar a otras personas para que dejaran de beber. Fue guiado en la localidad de Akron con un doctor que tenía problemas con la bebida y juntos se dieron cuenta que la capacidad de permanecer sobrios y la ayuda y estímulo que podían brindar otros alcohólicos estaban relacionados con la motivación para permanecer sobrios.

Durante cuatro anos este movimiento siguió avanzando, se establecieron grupos en Akron, Nueva Cork, Cleveland y otros lugares. En 1939, con la publicación del libro "Alcohólicos Anónimos" esta sociedad atrajo la atención nacional e internacional. La primera agrupación mexicana comenzó a funcionar el 25 de septiembre de 1946. posteriormente, en diciembre de 1969 fue creada la Oficina de Servicios Generales para atender las necesidades en México.

La historia de cómo se formo la agrupación de Alcohólicos Anónimos es un ejemplo claro de cómo una red de apoyo social influye de manera directa en la esfera emocional de un individuo contribuyendo a su motivación de seguir en sobriedad, aminorando los efectos del estrés al momento de crear lazos de comprensión con otras personas y haciendo mayor sus sentimientos de apego y pertenencia.

CONCLUSIONES

En mi experiencia he sido testigo de cómo en una enfermedad crónica como lo es el alcoholismo puede controlarse más fácilmente cuando un alcohólico habla con otro y se ven reflejados mutuamente en sus experiencias y emociones, el estrés en eventos sociales en alcohólicos en recuperación y la falta de herramientas para manejar las emociones y las crisis pueden ser causa de recaídas. He escuchado testimonios de miembros de Alcohólicos Anónimos, en los cuales hablan de porqué en la antigüedad bebían y se escucha continuamente que lo hacían para desinhibirse, en el caso de los hombres muchas veces para animarse o "darse valor" y sacar a una mujer a bailar o para hablar con ella, testimonios en que al no poder manejar alguna situación crítica han recurrido de nuevo a la evasión. De igual forma dentro de la agrupación por medio de las experiencias que se transmiten entre los miembros puede ser de ayuda el escuchar como al otro le sirvió el hacer algo específico sobre alguna situación en particular y para ponerlo en práctica en caso de encontrarse en circunstancias parecidas.

La percepción de un estado de crisis por parte del sujeto puede hacer que éste recaiga, estresando a su organismo y orillándolo a no pensar lucidamente, por lo cual el manejo de las emociones debe ser uno de los puntos de partida para darle herramientas al alcohólico en recuperación para poder enfrentarse a los embates cotidianos de la vida para que aprenda a manejar sus crisis sin recurrir al alcohol y/o drogas.

Dentro de la agrupación de A.A. se escucha decir "muera quien muera" para referirse que ni si quiera un caso extremo da la justificación para que un miembro recaiga.

En conclusión puedo decir que como red de apoyo social alcohólicos anónimos funciona bastante bien si la persona acepta su enfermedad, porque la aceptación es el primer paso de los doce que se manejan en el programa, no por nada los principios de esta agrupación y el sistema fue utilizado posteriormente para tratar diferentes problemáticas.

Bibliografía

Alcohólicos Anónimos (1989) El libro grande: el relato de cómo muchos miles de hombres y mujeres se han recuperado del alcoholismo. México: Central Mexicana de Servicios Generales de A.A.

Alcohólicos Anónimos (1976) Viviendo sobrio. México: Central Mexicana de Servicios Generales de A.A.

Echeburúa, E., Karmele, S., Fernández-Montalvo, J. "Ansiedad y adicciones" Palmero, F., Fernández-Abascal, E.G. (Coord) (1998) Emociones y adaptación, Espana: Editorial Ariel, S.A.

Fundación de Investigaciones sociales, A.C. Alcohol-infórmate (2006) Recuperado en http://www.alcoholinformate.org.mx/ [2006, 7 de marzo]

Perles, N.F. "Apoyo social y estrés en pacientes crónicos" Hombrados, M.I., (Comp) (1997) Estrés y salud. Valencia: Editorial Promolibro

Jane A., Kennedy, D.O., "Trastornos por uso de alcohol", Jacobson, J.L., Jacobson, A.M. (Comp) (2002) Secretos de la psiquiatría. México: Mc Graw-Hill Interamericana editores, S.A. de C.V. Maslow, A. (1983). La personalidad creativa. Buenos Aires: Kairós

Comentarios enviar a: marile_@gmail.com

"Ésta es la última conclusión de la sabiduría: la libertad y la vida se merecen si se las conquista todos los días." Wolfgang von Goethe.

"No salgas fuera de ti, vuelve a ti, en el interior del hombre habita la verdad." San Agustín.

"Aquello que para la oruga es el fin del mundo, para el resto del mundo se llama mariposa." Lao Tse.